Agustín Ortega, si no va en bicicleta va patinando, siempre anda pensando en como se vería tal o cual ilustración tatuada sobre su piel, se la pasa entintando sus bocetos y todos lo conocen como El Tino.