Claudio Parentela nació y vive en Catanzaro que sería algo así como la punta de la bota italiana que está pateando a Sicilia, cuando su madre vió sus dibujos por primera vez pensó que su hijo era un enviado del demonio, no ha parado de dibujar ni un solo dia desde 1995.