Carolina Salinas ya no fuma, tiene un papá con un garage lleno de herramientas que ella hace suyas por lo menos una vez por semana. No dibuja hombres, sus comidas siempre irán condimentadas con mucho ají y pasó su infancia rodeada de hijos de narcos mexicanos, con guardaespalda y todo.